Mucho puede leerse y escucharse hoy en día sobre la denominada “ideología de género”, pero pocos conocen en realidad qué implicaciones reales arrastra esa ideología para nuestra sociedad, nuestro entorno y nuestro bienestar en general. Hemos podido comprobar en la prensa cómo hay personas que, por criticar esta ideología o ser políticamente incorrectos, han sufrido persecuciones hacia sus personas, en lo personal y en lo profesional, como ha sido el caso del Juez Serrano, del que se hablará más adelante. Ante esta realidad incontestable, uno podría llegar a preguntarse si estamos ante un nuevo tipo de pseudo-autoritarismo ideológico que está imponiendo sus postulados en la sociedad.

1. ALGUNOS APUNTES SOBRE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

Según han afirmado algunos autores doctos en la materia, el origen de la ideología de género actual se enmarca en lo que se denomina el “feminismo de género”, por lo que podríamos calificar a esta ideología como feminista en su más amplio sentido. 

¿Y qué es el feminismo?, el feminismo en sí podría definirse como un movimiento político-social que viene reivindicando la igualdad de la mujer con el varón, que se ha visto descompensada en el pasado como consecuencia de una postergación femenina en la vida pública. Es por ello que, ya desde sus inicios, este movimiento ha buscado la igualdad en la política (el derecho a votar, por ejemplo); en la esfera civil (igualdad de derechos); en materia sexual (aceptación de la anticoncepción, por ejemplo), inventando con ello una nueva antropología (la ya mencionada ideología de género, que no puede escindirse del feminismo de género) ya que, evidentemente, no existe identidad sexual entre mujeres y varones.

Las feministas radicales y de género creen que los hombres inventaron la historia, la ciencia y la religión para oprimir a las mujeres

Otros autores, como Dale O´Leary, han puesto de manifiesto una realidad verdaderamente pasmosa en lo que se refiere a los orígenes de esta ideología, al afirmar que: «las feministas radicales y de género creen que los hombres inventaron la historia, la ciencia y la religión para oprimir a las mujeres, y que las mujeres deben reelaborarlas para lograr su liberación. […] Si una teoría se puede poner en práctica de modo que le de poder a las mujeres, se acepta.».

ideologia1

Por ello, podría afirmarse, en consonancia con dicho autor, que la ideología de género pretende reinterpretar la historia basándose en nuevas fuentes, bases de datos y documentación; lo mismo cabría decir de la ciencia y la cultura. De ahí que existan en la actualidad grandes inversiones en esta materia y en estos estudios, cuestión que, al día de hoy, este proceso se ha puesto en práctica en el gobierno, la educación, y el mundo empresarial. 

La ideología de género pretende reinterpretar la historia

Las implicaciones reales de esta ideología tienen un calado que no hay que dejar pasar de largo ya que, como han indicado algunos autores, esta ideología lleva consigo el rechazo y la negación de la naturaleza humana cuando se pretende afirmar que: “varones y mujeres podemos y debemos ser absolutamente idénticos”. Las diferencias de hoy, según esta ideología, provienen de la cultura patriarcal, por lo que para ser “idénticos” solo hay que cambiar la cultura patriarcal en la que, al parecer, los varones consideran inferiores a las mujeres, y en donde la sexualidad misma es considerada como una diferencia construida culturalmente (según afirma Marina Laski en su libro “Mujeres, vulnerabilidades y género”). Se dirigen, pues, a una cultura que podríamos denominar feminista, y que muchos han interpretado como una suerte de “lucha de sexos” en donde las mujeres acaben tomando el poder, sometiendo a los varones.

El objetivo final parece que es la completa eliminación de las diferencias sexuales en los seres humanos, como presupuesto para un “nuevo mundo”, una “nueva sociedad”. Lo que implica, sin duda una revolución para abatir la sociedad actual. Es por ello que el feminismo reconoce como su principal enemigo al patriarcado, es decir, el “sistema social de opresión de las mujeres”. Todo ello parece que viene a justificar la existencia del feminismo radical que pretende, ni mas ni menos, que sustituir la cultura patriarcal masculina en su totalidad, con el sometimiento de los varones por parte de las mujeres; en otras palabras, según citan algunos autores, “se trata de cambiar al mundo para liberar a las mujeres”

El objetivo final parece que es la completa eliminación de las diferencias sexuales en los seres humanos, como presupuesto para un “nuevo mundo”, una “nueva sociedad”

ideologia-genero

Para ello, tal y como afirman algunos autores (como Magadalena del Amo), es necesario eliminar la naturaleza del ser humano, y ello se consigue eliminando el matrimonio y la familia tradicional; promoviendo desde la cuna el lesbianismo, la homosexualidad, la bisexualidad, etc. El sexo sería solo para el placer, las relaciones serían polimorfas y libres, y el aborto sería libre. Da la sensación que todo vale en esta ideología con tal de conseguir sus objetivos.

Recientemente hemos podido leer en prensa cómo una mujer se declara “prostituta y feminista”, y es aplaudida por considerarlo un “progreso” contra el patriarcado. Dicha actitud se reafirma como una tipología de feminismo, el feminismo de las prostitutas, “el del poder hacer de nuestro cuerpo lo que queramos y luchar porque ninguna mujer le diga a otra lo que tiene que hacer con sus genitales”

La ideología de género está desencadenando un proceso de descomposición de la sociedad actual, alcanzando cotas antes impensables. Es por ello que, en este proceso, el concepto de género se ha imbricado en el discurso social, político y legal contemporáneo, integrándose cada vez mas, y evolucionando como cambio cultural.

2. LA VIOLENCIA DE GÉNERO COMO EXPANSIÓN DE ESTA IDEOLOGÍA

La violencia de género, como expansión de la ideología que lleva el mismo nombre es, siempre y por definición, la padecida por una mujer. Ni que decir tiene que dicha violencia es utilizada como una de las estrategias para imponer la ideología de género aludida anteriormente. 

La violencia contra el varón, sencillamente no existe para esta ideología, está “invisibilizada”

La violencia contra el varón, sencillamente no existe para esta ideología, está “invisibilizada”, lo que marca un profundo sesgo ideológico. Es por ello que se entienden mejor todas las campañas de concienciación contra la violencia “doméstica” o de “género”, que parece que buscan incentivar que las mujeres denuncien a sus esposos o parejas. El concepto de “violencia familiar” no se tiene en cuenta para esta ideología, pues la consideran falsa y parcial ya que, según la misma, la violencia existe, predominantemente, donde no hay familias. 

los-hombres-maltratados3

No tiene sentido que para esta ideología no tenga relevancia la violencia contra el varón, y ello pese a las numerosas evidencias científicas y profesionales que existen al respecto, y que dan fe de su realidad. Así, según el Informe de Martín S. Fiebert, profesor de Psicología de la Universidad de California, publicado en 1997, y actualizado en el año 2005, las mujeres son tan agresivas, o más, que los varones, en sus relaciones de pareja; asimismo, la mujer ejerce mayor violencia psicológica que el varón. Esta asimetría injustificada es posible que pueda llegar a convertirse en un factor causante de un posible aumento de la violencia social. 

La mayoría de los ciudadanos no saben exactamente las verdaderas implicaciones, y el verdadero alcance, de la ideología de género a la que son expuestos diariamente

Lo que sí es cierto es que la ideología de género, desde las perspectiva de la violencia de género, ha sido sido objeto de una integración forzada a través de diferentes instrumentos legislativos para promover su integración e implantación en nuestras sociedades, y ello sin que la mayoría de los ciudadanos sepan exactamente las verdaderas implicaciones, y el verdadero alcance, de la ideología de género a la que son expuestos diariamente. Ejemplo de ello en España es la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.

3. LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO COMO HERRAMIENTA DE PODER

Como ya se ha apuntado en los párrafos anteriores, se puede intuir con cierta claridad que la ideología de género tiene la pretensión de abarcar todos los aspectos de la vida personal y social del individuo, con todo lo que ello implica. Se trata de una nueva antropología que pretende crear un nuevo ser humano para luego expandirse e informar la práctica totalidad de la vida y el desarrollo social. 

Se trata de una nueva antropología que pretende crear un nuevo ser humano

Hay quien dice que estamos frente a una verdadera ideología totalitaria que busca, principalmente, imponerse mediante el ejercicio del poder, en especial a nivel supranacional. Y ello, al parecer, mediante el control de los medios de propaganda y de desarrollo cultural. 

si-tu-chico-te-da-miedo-cuentalo-1

Asimismo, para ello se hace necesaria la construcción de la ciudadanía de mujeres en lucha permanente y cotidiana para transformar la sociedad en la que se desenvuelven, en el plano social, político, económico y cultural. Parece, pues, que se trata de una guerra sin cuartel con los varones. Ahora bien, es necesario preguntarse ¿en realidad le interesa a la mayoría de las mujeres adquirir una ciudadanía en esos términos?, la realidad es que no, es decir, no hay ningún interés es mantener una guerra sin cuartel con los varones.

Es por ello que la imposición de esta ideología, y esta nueva ciudadanía, ha pasado a realizarse a través de diferentes iniciativas legislativas, ya que la sociedad, por movimiento natural, parece que no seguiría estos postulados. Por lo tanto, parece que desde el mismo Estado se está fomentando la implantación de la ideología de género; así, por ejemplo el Ministerio de Sanidad ha publicado diferentes documentos relativos a la la “Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva” en el año 2010 y sucesivos, que ponen de manifiesto una evidente tendencia en ese sentido.

La imposición de esta ideología necesita que se la dote de una presencia eficaz en los diferentes organismos estatales encargados de la elaboración de las leyes

Asimismo, para la imposición de esta ideología se hace necesario dotarla de una presencia eficaz en los diferentes organismos estatales encargados de la elaboración de las leyes, directa o indirectamente, con el objetivo de conseguir suficiente masa crítica de legisladores que sean capaces de promover eficazmente esta ideología, creando lo que algunos denominan como “agenda de género”

Por otro lado, no es menos cierto que, no sólo a nivel nacional, sino también a nivel internacional, existen diversos organismos que otorgan financiación suficiente tanto a los estados como a diversos movimientos individualizados de violencia de género, que garantizan la continuidad de la expansión y el arraigo de esta ideología en la sociedad. 

4. ¿EXISTE UNA PERSECUCIÓN Y ACOSO AL PENSAMIENTO DISIDENTE?

La ideología de género considera como enemigos naturales a los grupos conservadores o, sin ir mas lejos, al catolicismo en concreto, porque al parecer, la ideología de dichos grupos choca frontalmente contra esa otra ideología y sus objetivos. Por lo tanto, el triunfo de la ideología de género pasa, inexcusablemente, por destruir la ideología cristiana, especialmente a la Iglesia Católica.

Se han multiplicado los casos de personas que han sido procesadas judicialmente, multadas, perseguidas por los medios o desprestigiadas profesionalmente por no someterse a los dogmas de la ideología de género

Según se desprende de diversos documentos publicados en la prensa nacional (e internacional), en los últimos años se han multiplicado los casos de personas que han sido procesadas judicialmente, multadas, perseguidas por los medios o desprestigiadas profesionalmente por no someterse a los dogmas de la ideología de género, sobre todo por defender el matrimonio y la familia tradicional. Todo ello pone de manifiesto la fuerza excluyente que se ejerce sobre todo aquel que no esté en comunión con el “pensamiento único” que promueve esa ideología.

disidente

En los últimos tiempos, se ha atacado ferozmente a la Iglesia Católica por el simple hecho de que ciertos miembros de la misma han denunciado los ataques al matrimonio, a la familia tradicional, y la libertad del individuo, que supone la aprobación de ciertas normas legislativas que, al parecer, imponen la ideología de género y  amordazan el pensamiento disidente (como ocurrió con la Ley 3/2016, de 22 de julio, de Protección Integral contra la LGTBifobia y la Discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual de la Comunidad de Madrid).

La aprobación de ciertas normas legislativas que, al parecer, imponen la ideología de género y  amordazan el pensamiento disidente

También tenemos el caso del Juez Serrano, que recientemente fue rehabilitado por el Tribunal Constitucional, y que afirma que fue perseguido y condenado por criticar la ideología de género. Afirma el Magistrado que fue sometido a una persecución motivada por sus ideas políticas, así como por sus críticas a las políticos de género que desarrolló el gobierno socialista del José Luis Rodríguez Zapatero. Y ello porque, al parecer, el actual Poder Judicial en España se encuentra parasitado por el clientelismo político que mella profundamente su independencia e imparcialidad.

Pero en el ámbito internacional, esta constante también se produce, tal y como ha publicado un medio de comunicación al respecto, del que se pasan a reproducir los siguientes casos:

– En Canadá y en varios países de Europa se ha obligado a los padres a dejar a sus hijos en clases de educación sexual que enseñan la bondad de la actividad homosexual y su igualdad con el matrimonio heterosexual. David y Tania Parker se opusieron a que a su hijo en la guardería le hablaran de los matrimonios del mismo sexo. Cuando David trató de sacar a su hijo de la clase de educación sexual, fue arrestado.

– La ciudad de Coeur d’Alene, en Idaho, obliga a los ministros cristianos a oficiar matrimonios entre personas del mismo sexo bajo pena de 180 días de prisión por cada día que se retrase la ceremonia y multas de 1000 dólares por día.

– Algunos parlamentarios británicos han amenazado con quitar las licencias de matrimonio a los sacerdotes que se nieguen a celebrar “matrimonios del mismo sexo”. 

– Sacerdotes en Holanda, Francia, España, Estados Unidos y Australia han sido amenazados con ser procesados por “discurso de odio” tras su defensa del matrimonio.

– En Colorado y Oregon, hay pasteleros que han sido multados por los tribunales por negarse por motivos religiosos o de conciencia a hacer un pastel de bodas para parejas del mismo sexo. 

5. BREVE CONCLUSIÓN

Como se ha expuesto brevemente a lo largo de este artículo, la ideología de género pretende abarcar todos los aspectos de la vida personal y social del individuo, y lo hace a través de la imposición legislativa. Quiere convertirse en una nueva forma de antropología para crear un nuevo ser humano, para después expandirse e informar el comportamiento en la vida social en general. Se trata de acabar con todo lo anterior y sustituirlo por esta nueva forma de pensamiento único, cuyo proceso de implantación a nivel global ya ha comenzado y sigue desarrollándose día a día.

Algunos autores han denunciado el totalitarismo de la imposición de esta ideología en nuestras sociedades, promovidas desde la ONU y el Banco Mundial, así como desde los diferentes gobiernos nacionales que están en comunión con aquéllos, con el propósito de ejercer en un futuro cercano el poder y recalar en los distintos pueblos y naciones. Para ello se utilizan diferentes medios de propaganda y de desarrollo cultural, así como diferentes fuentes de financiación que aseguran el alcance de sus objetivos.

Es necesario preguntarse por qué se quiere acabar con la ideología cristiana, con la familia tradicional, con el matrimonio y, a la postre, con la Iglesia Católica

Es necesario preguntarse por qué se quiere acabar con la ideología cristiana, con la familia tradicional, con el matrimonio, y con tantas otras cosas que ahora las consideran fuera de lugar y que, sin embargo, han permitido el desarrollo y la prosperidad del ser humano hasta cotas insospechables hoy en día.

img_6942

Recordemos que una sociedad sin familia es una sociedad muerta y fácilmente manipulable. En opinión de este autor, dicha ideología persigue la supresión total de toda ideología cristiana, especialmente de la Iglesia Católica, y particularmente de la institución de la familia tradicional que es el núcleo celular de toda sociedad. Otros afirman que esta ideología es la base social, cultural y religiosa de lo que denominan el Nuevo Orden Mundial al que nos están abocando sucesivamente, un orden en el que la ideología de género está llamada a ocupar un lugar principal y destacado.

El ser humano se ha desarrollado y ha prosperado durante miles de años a través de los estándares ideológicos tradicionales. Cabe preguntarse ¿ocurrirá lo mismo bajo los estándares de la ideología de género, o se nos está abocando hacia la autodestrucción del ser humano en realidad?. Juzgue el lector, al árbol se le conoce por sus frutos.