logo derecho administrativo

Se entiende por suplantación de identidad aquella acción por la que una persona se hace pasar por otra para llevar a cabo actividades de carácter ilegal, como pueden ser pedir un crédito o préstamo hipotecario, contratar nuevas líneas telefónicas o realizar ataques contra terceras personas.

Es una situación en la que, por desgracia, muchas personas se ven inmersas. Se trata de la ya conocida como contratación irregular de servicios de telecomunicación mediante la suplantación de identidad. Una de las consecuencias que suele acarrear para la persona perjudicada, o suplantado, es  que, sin saber cómo, se encuentra con la realidad de que ha sido incluido en ficheros de morosidad, con las consecuencias y perjuicios que todo ello acarrea.

Los afectados se suelen encontrar con que ha sido incluidos en ficheros de morosidad 

Es por ello que estas cuestiones preocupan muy especialmente a los ciudadanos, y suelen ser uno de los motivos más frecuentes de la presentación de denuncias y reclamaciones ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD)[1].

En este sentido, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y el Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU), que recientemente han firmado un Acuerdo de Colaboración, en el que se señala la importancia de que los ciudadanos tengan conocimiento de cuáles son sus derechos en relación a la privacidad y el uso de sus datos y, además, tengan a su disposición las herramientas necesarias para que sepan cómo exigirlos y ante qué instancias reclamar si son víctimas de este tipo de comportamientos irregulares. En este sentido conviene hacer un especial hincapié en la elaboración y difusión de informaciones que permitan a los consumidores conocer, cuando se ha podido producir un incumplimiento de la normativa, si existe o no un problema relacionado con la protección de datos y cuáles son los pasos que han de seguirse en un procedimiento de reclamación o denuncia a que se vean abocados.

Con esa finalidad, el Consejo de Consumidores y Usuarios y la AEPD han acordado realizar actuaciones conjuntas que tienen que ver con la divulgación de materiales elaborados por la Agencia, la formación de técnicos de consumo de las organizaciones y de la Administración, y la realización de campañas o el fomento de buenas prácticas empresariales, entre otras.

En el día de hoy, 15 de marzo de 2016, catalogado como el el Día mundial del Consumidor, la Agencia Española de Protección de Datos y el Consejo de Consumidores y Usuarios han aprovechado la ocasión para recordar los pasos que han de seguirse por parte de los ciudadanos que hayan sido objeto de una suplantación de identidad en la contratación de servicios de telecomunicaciones:

  1. Siempre se puede presentar una denuncia ante la Policía Nacional o la Guardia Civil por presunto fraude en la contratación. El afectado deberá trasladar una copia de la misma a la compañía que presta el servicio, solicitándole, además, a que proceda a realizar la cancelación de los datos.
  2. Si como consecuencia de la suplantación de identidad realizada por los defraudadores se le estuviera exigiendo el pago de una deuda, el ciudadano afectado puede reclamar ante las Juntas Arbitrales de Consumo. También puede presentar una reclamación ante la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones.
  3. Además, existe la posibilidad de recurrir a los Tribunales de Justicia. En todos los casos, conviene trasladar una copia de la reclamación al acreedor.
  4. Si se diera la circunstancia de que el ciudadano ha tenido conocimiento que sus datos han sido incluidos en un fichero de morosidad como consecuencia de la negativa a abonar ese servicio contratado de manera fraudulenta, deberá dirigirse al acreedor exigiendo la cancelación de sus datos, aportándole copia de cualquiera de los documentos recogidos en los puntos 1, 2 y 3. Cuando, a pesar de haberlo solicitado, los datos sigan incorporados al fichero de morosidad, puede solicitar la tutela de la AEPD. Es, asimismo, recomendable también, si el afectado conoce quién es el titular del fichero de morosidad, enviar esos documentos solicitando la cancelación.
  5. Si el ciudadano opta por acudir a la AEPD para proceder a realizar una denuncia por una suplantación de identidad, es necesario indicar el servicio cuya contratación se le atribuye, indicando el número de línea asociada y añadiendo una copia de la reclamación enviada a la compañía. Si la reclamación se hubiera realizado por teléfono, será necesaria la referencia asignada durante la llamada. Es también importante aportar una copia de las facturas asociadas al servicio objeto de denuncia. Si no se dispone de facturas, se puede presentar una copia de cualquier información que indique que los datos del ciudadano figuran en los ficheros de la entidad asociados al servicio supuestamente contratado. En estos casos la AEPD recomienda ejercer el derecho de acceso ante la entidad correspondiente para obtener esa información. Además, si el ciudadano ya optó por acudir a alguna de las vías indicadas en los puntos 1, 2 y 3, aportará copia de los documentos correspondientes para que sean tenidos en cuenta por el organismo.

Para detectar e intentar paliar la contratación irregular, la Agencia tiene previsto poner en marcha un nuevo ‘Plan sectorial de oficio en contratación de servicios de telecomunicaciones’, que está previsto que se ponga de manifiesto este mismo año 2016. A partir de este Plan, la Agencia elaborará unas guías útiles orientadas al ciudadano que abordarán en detalle las diferentes situaciones y los pasos que deben seguirse en cada caso concreto con el fin de atajar lo mejor y más eficazmente posible este tipo de situaciones indeseables.


[1] El sector de las telecomunicaciones viene aglutinando más de la mitad de las sanciones que la AEPD impone anualmente, y también es uno de los principales ámbitos de reclamación ante las organizaciones de consumidores.