Recientemente hemos podido leer en prensa económica que el Premio Novel, y profesor de Economía de la Universidad de Princeton, afirmaba que si España no hubiera entrado en el euro, la industria habría aguantado mucho mejor durante los años de crisis que aun atravesamos, y que parecen no tener fin.

Esta afirmación hace surgir la pregunta de si el Euro es realmente beneficioso para España o, por el contrario, actúa como contrapeso que dificulta, limita y perturba una recuperación económica fiable, sostenible y adecuada. No es ajeno a nadie que la entrada del Euro trajo consigo una subida generalizada de los precios, sobre todo de los bienes básicos de consumo, que en poco tiempo casi duplicaron su precio al comprobar el cambio a la peseta.

Si España hubiese mantenido la peseta su industria sería más fuerte (Paul Krugman)

15425224_3669181

Muchos son los que, aun hoy, sueñan con que España vuelva a acoger la peseta, pero las opiniones al respecto se presentan realmente dispares. El actual escenario de la crisis económica que tan brutalmente ha golpeado a los países del sur de Europa, ha dado lugar a que se plantee la posibilidad de que España abandone la moneda única. Aunque muchos no lo ven probable a medio plazo, catalogándo dicha positibilidad como una medida “in extremis que tendría, como consecuencia inmediata, una fuga masiva de capitales, provocando el colapso inmediato del sistema financiero español.

Lo que sí parece claro es que la entrada en el Euro ha sido un viaje de “ida”, ya que la “vuelta” es mas complicada de lo que parece, provocando una serie de problemas dificiles de imaginar para las personas de a pié, que serían las más perjudicadas. La entrada al Euro fue fácil, pero si se produce la salida…

espana el euro la peseta

La cuestión es sencilla ¿estamos amarrados con cadenas de acero a una política economíca, a unos mercados financieros, que subyugan la soberanía nacional, el progreso económico del país y el bienestar general?. ¿Es posible controlar el futuro, el govierno, e incluso las políticas de un país, por aquellos que ostentan la titularidad de la deuda nacional y controlan el funcionamiento de los mercados financieros?. ¿En qué lugar quedan los ciudadanos de España, y en qué medida pueden realmente influir con su voto en el futuro económico del país?

 

Fuentes:

elEconomista.es

El Confidencial