Estamos verdaderamente a las puertas de la creación del bloque comercial más grande del mundo. Un acuerdo que englobará más del 30% del comercio mundial, y casi la mitad del PIB mundial, abarcando con ello a más de 800 millones de personas. Nos encontramos ante la verdadera bestia económica mundial, que pretende crear lo que muchos han denominado como el “nuevo orden económico y social” de consecuencias incalculables. Se trata del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) entre Estados Unidos y la Unión Europea.

Sin embargo, y pesar de su importancia, es un Tratado que se ha negociado a espaldas de sus ciudadanos desde el principio (2013). Según se desprende de los documentos que se conocen, así como de numerosos autores, este Tratado vaciará los derechos de los ciudadanos, así como las instituciones democráticas que conocemos, mediante la cesión de los mismos a las grandes corporaciones. Un Eurodiputado español denunciaba recientemente que, al consultar el TTIP: «te despojan de todo, móvil, papel y bolígrafos”.

Los gobernantes actuales implicados en la aprobación de este Tratado están negociando este acuerdo de espaldas a sus ciudadanos. Están ocultando, maliciosamente y pro de otros intereses que no son los de sus ciudadanos, las verdaderas consecuencias que dicho acuerdo traerá consigo, sin que puedan tomar decisiones vinculantes en lo que a la negociación de dicho acuerdo se refiere. Algunos autores manifiestan que estos gobernantes están traicionando los países que administran así como a sus propios ciudadanos, en pro y en beneficio de las grandes empresas y grupos de interés asociados al proyecto; para ello, se dictan leyes, se firman acuerdos, tratados, etc., que desplazan los centros de decisión política a los despachos de empresas. Sólo hay que ver lo que está ocurriendo en Grecia, en donde los gobiernos de ese país no pueden hacer absolutamente nada contra la violenta voracidad de la bestia económica mundial que los oprime.

Este Tratado contempla la total liberalización internacional del comercio, así como un posible control total del mismo a través de entidades supranacionales que no estarán sujetas al poder de control estatal de cada país, difuminando aun más el modelo de país y Estado que actualmente conocemos, e introduciéndonos más y más en un mundo verdaderamente globalizado, dispersado, controlado y sometido a los intereses de unos pocos.

Si partimos de que el secretismo y la mentira han sido elementos necesarios para el desarrollo de este Tratado, nos podemos hacer una idea de la verdadera trascendencia que dicho instrumento tendrá en la vida particular de cada persona. Se ha podido comprobar a lo largo de estos años que la liberalización del comercio ha traído consigo un menor desarrollo económico, una disminución del empleo y un empeoramiento de las condiciones de vida (sociales y laborales) de la población (sólo hay que echar un vistazo al deterioro que se ha sufrido, y se sigue sufriendo en España). Los países, y la gran mayoría de la población europea, está peor que hace unos años, gracias a esta política económica.

Se hace necesario realizar un análisis algo más detenido del contenido del TTIP, que permita evaluarlo con algo más de amplitud, y ofrezca al lector una base de conocimiento respecto de los nuevos tiempos a los que parece se tendrá que enfrentar en breve. Se analizarán los aspectos de mayor trascendencia, los de mayor importancia, por lo que su lectura se hace necesaria para poder adaptarse a los nuevos tiempos. Es necesario cultivar un pensamiento crítico al respecto, que permita contrastar la información que se suministra a través de los medios de información con la realidad existente.

Si bien es cierto que el tratado aun se encuentra en fase de negociación, tampoco es menos cierto que en los medios de comunicación se anuncia que, muy posiblemente, este tratado estará aprobado y firmado a finales del presente año, coincidiendo con la finalización del mandato del actual Presidente de los Estados Unidos, por lo que la negociación se encontrará en sus últimas fases, y las sorpresas a punto de ser desveladas a la población en general. Es necesario estar suficientemente preparados para la avalancha de información que se suministrará al respecto, de las intensas campañas publicitarias que los lobbies llevarán a cabo, defendiendo y publicitando las “bondades” de este nuevo tratado, pero, no se engañen, porque, como dice un viejo refrán castellano: “nadie dá duros por pesetas”.

Se intentará aportar luz al estudio (aunque breve) del TTIP ya que, en estos momentos, se dispone de información y de material suficiente para poder delimitar el contenido básico del acuerdo. Es necesario tener en cuenta que, según se desprende de la información publicada, en otoño del año 2014 se dio por concluida la negociación del Tratado, y se encuentra a la espera de la votación, por lo que el contenido del mismo ya está conformado, al menos lo verdaderamente relevante.

Pero, además, se hace necesario analizar el carácter político y geo-político que la firma y el desarrollo de este Tratado tendrá, no sólo en el marco de un país en cuestión, si no en el marco de uniones supranacionales de mayor calado en la que nos encontramos inmersos.

Mas allá del contenido de este Tratado, también se hace necesario plantear ciertos interrogantes y problemas actuales que se encuentran presentes en la negociación del TTIP, y que se encuentran subsumidos en la misma filosofía de integración económica supranacional en la que estamos inmersos. Cabe preguntarse “¿por qué los representantes de los ciudadanos se encuentran tan afanados, y entusiasmados, en ceder nuestros derechos a los intereses de las grandes multinacionales que, como sabemos, sólo se ocupan de sus propios intereses?”. He ahí el verdadero corazón del TTIP.

A través del siguiente enlace se podrá conocer el contenido de este artículo, que estará compuesto de varias secciones que se irán desarrollando progresivamente, teniendo en cuenta, entre otras cosas, las recientes novedades que están apareciendo en los medios de comunicación.

Acceder a contenidos